La creatividad implica ideas novedosas. La innovación implica ideas y acciones que funcionan y pueden ser comercializables. Por lo tanto, para que una empresa pueda innovar debe fomentar la creatividad de sus empleados y para ello debe recurrir a mecanismos de control interno, las conocidas prácticas de gestión de los Recursos Humanos, que garanticen el proceso innovador.  La finalidad del curso es dotar a los alumnos de herramientas y metodologías para promover las capacidades creativas e innovadoras en la empresa. Para ello, el curso permite que los alumnos utilicen herramientas y desarrollen metodologías para promover las capacidades creativas e innovadoras en la empresa.